Compartir blog en Facebook

Sin etiquetas. Somos personas.

lunes, 22 de enero de 2007

Himno a la Estupidez

No sé cual será la razón pero alguien nos ha vendido. Se comenta por ahí que Montilla, pueblo de jornaleros y dirigentes trasnochados, va a tener un himno, una cancioncilla que nos defina, que nos mantenga unidos y que haga salir a la luz el chovinismo que todos llevamos dentro. La simple idea de hacer un concurso para establecer un himno ya me parece ridícula: pongamos a las lumbreras del municipio a escribir una letra que nos represente y que todos aceptemos; santos, “cultura” y vino, es lo que se pretende que todos hagamos nuestro. Es la misma manera de pensar de los que en su casa identifican a la juventud con una botella de güiski y luego nos piden ayuda para que su partido quede bien en las elecciones, la misma manera de pensar de los que se quejan de los gastos de su empresa mientras contratan fraudulentamente a cuatro rumanos que no tienen donde caerse muertos; es el pensamiento único, que no es de izquierdas ni de derechas, sino de personas que quieren hacer del sitio donde conviven su propio rancho y que todos estemos felices en él . El himno de Montilla no debería de ser la letra y música que se le haya ocurrido a alguien (que haremos, votar en referendum el que nos guste, o la decisión es solo suya?a los que organizan el concurso me refiero). El himno de Montilla si es que ha de ser alguno debería ser el que con todos nos identificamos y que ya existe desde hace años: el himno de Andalucía, que refleja la lucha de un pueblo por su emancipación y que fue compuesto en un momento histórico adecuado. Montilla debe caminar hacia la multiculturalidad desde las raíces, que no son precisamente los santos ni la religión, sino la alegría y lucidez de un pueblo que lucha dia a dia por sobrevivir en sus trabajos, en sus hogares, en la calle que es de todos; desde el Cerrillo San José hasta Santa María, desde el Barrio hasta la Escuchuela, las piedras y el sudor serán nuestro himno, el que no se oye sino cuando de verdad te sientes un ciudadano y no una marioneta. Montilla, por último, debe ser ejemplo de cómo evoluciona la sociedad permitiendo que se integre gente con la que no contábamos hace algunos años, si, me refiero a los inmigrantes, que vienen de fuera y traen sus propias costumbres pero no interfieren en las de aquí. ¿El espíritu del himno las incluye o se supone que son “ciudadanos de paso”, que no harán de Montilla una ciudad más abierta y cosmopolita? Lo dicho: están decididos a vendernos, están decididos a vender la imagen del “montillano perfecto” que sale en procesión y se jincha de palicrim, componiendo en sus cuevas un himno sin fondo; por eso yo he creado mi propio himno, a la luz de una vela y con media botella de vino de la Sierra de Montilla entre pecho y espalda, lo cantaré mientras me duche por las mañanas, sin pensar en si soy montillano, egabrense o de Puerto Rico. (Mi himno, no se por qué, me incita a escupir.)


JOE EZTRUMMER- ENERO 2007

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Si a ti te incita a escupir, es posible que al resto nos provoque el vómito. Al menos el que se ha compuesto, merece al menos, el respeto de alguién que ha dedicado un tiempo a hacer algo desde la reflexión.
Es fácil criticar, que difícil es exponerse a la crítica.
Te animo a que lo intentes.
Por cierto, yo no soy de Montilla, pero llevo disfrutando de ella algunos años, y me gusta el himno.
Un saludo.

Montillero dijo...

Ostia, ya se me había olvidado eso del himno.

¿Se hizo al final? ¿Quién lo ha escrito?

Manerasdevivir.com

Montilla Digital

Lo importante...

¿Cuánto sabes de Punk?