Compartir blog en Facebook

Sin etiquetas. Somos personas.

sábado, 3 de febrero de 2007

El movimiento zapatista en Chiapas (II)

Chiapas, 1 de enero de 1994

“HOY DECIMOS ¡BASTA!
Al pueblo de México:
Hermanos mexicanos:

[…]
Pero nosotros HOY DECIMOS ¡BASTA!, somos los herederos de los
verdaderos forjadores de nuestra nacionalidad, los desposeídos somos millones y llamamos a todos nuestros hermanos a que se sumen a este llamado como el único camino para no morir de hambre ante la ambición insaciable de una dictadura de
más de 70 años encabezada por una camarilla de traidores que representan a los grupos más conservadores y vendepatrias. Son los mismos que se opusieron a Hidalgo y a Morelos, los que traicionaron a Vicente Guerrero, son los mismos que vendieron más de la mitad de nuestro suelo al extranjero invasor, son los mismos que trajeron un príncipe europeo a gobernarnos, son los mismos que formaron la dictadura de los científicos porfiristas, son los mismos que se opusieron a la Expropiación Petrolera, son los mismos que masacraron a los trabajadores ferrocarrileros en 1958 y a los estudiantes en 1968, son los mismos que hoy nos quitan todo, absolutamente todo.” [1]


El primer día de 1994, las poblaciones de San Cristóbal de las Casas, Altamirano, Las Margaritas, Ocosingo, Oxchuc, Huixtan y Chanal son tomadas por un grupo de indígenas rebeldes. El Comité Clandestino Revolucionario Indígena - Comandancia General (CCRI-CG) del EZLN hace pública la Declaración de la Selva Lacandona con la que declaran la guerra al gobierno de Gortari y anuncian el comienzo de su lucha por la democracia, la libertad y la justicia para todos los mexicanos.


Los primeros años de lucha

La lucha entre el Gobierno Federal y los zapatistas se hace de manera desigual: el Ejército oprime las zonas rebeldes mediante patrullajes, incursiones aéreas y bombardeos: Mientras, las diferentes propuestas por la paz no son aceptadas por los indígenas, claramente desfavorecidos

A principio de 1995, el EZLN ha conseguido formar un frente al Gobierno de la República mediante un movimiento social, político y militar estallado en Chiapas. En este tiempo, y prácticamente sin disparar un solo tiro, los zapatistas han conseguido hacerse con más de cuarenta municipios chiapanecos, declarados territorios rebeldes.

Reivindicaciones sociales y pacíficas de la masa revolucionaria son duramente contrarrestadas mediante actuaciones represivas del Ejército Federal hasta que, por fin, la repercusión social de las reivindicaciones indígenas alcanza la plenitud. Con fuertes apoyos de intelectuales mexicanos e internacionales, del mundo universitario (UNAM) y de muchas organizaciones internacionales, el EZLN logra que el Gobierno se plantee escuchar sus reivindicaciones.

Sin embargo, el proceso de negociación entre Gobierno y EZLN se entremezcla con cuantiosas muertes de indígenas, violaciones, saqueos de poblados, destrucción de edificios… Todo a mano de grupos paramilitares, y en numerosas ocasiones bajo la pasividad del Ejército Federal. Además, detenciones aleatorias de cualquiera que pudiese pertenecer al colectivo zapatista. No obstante, se llega a acuerdos parciales, quizá el más significativo e importante el llevado a cabo en San Andrés[2]. El movimiento parece extenderse y los indígenas de Lacandona y de las montañas chiapanecas comienzan a ver en el EZLN y en sus dirigentes la única manera de acabar con su miseria. El zapatismo va ganando adeptos, y gestos de solidaridad se envían a Chiapas desde cualquier rincón del planeta.



[1] Extracto de la Primera Declaración de la Selva Lacandona; documento editado por la Comandancia General del EZLN, 1993.

[2] El 16 de febrero de 1996, el Gobierno y el EZLN firman en el municipio de San Andrés una serie de acuerdos, según los cuales se garantizaba el respeto de la cultura indígena y el reconocimiento de los derechos de los pueblos. Fue desatendido por el Gobierno en numerosas ocasiones.


® EL HUMANISTA DE LA REVISTA

0 comentarios:

Manerasdevivir.com

Montilla Digital

Lo importante...

¿Cuánto sabes de Punk?